Celulitis: Ya es hora de superarlo

Por Irene y Olga (Proyecto Kahlo)

¿Qué es la celulitis? Desde luego, no es un defecto. Que su presencia no empañe tu disfrute en cualquier paraíso.

CELULITIS-e1375208528278.jpg

Ilustración por Olga

Escuchad, gente. La celulitis no es “un problema”. No es un defecto. La celulitis es una función normal de cómo las mujeres acumulan grasa. El 80-90% de las mujeres tiene celulitis en algún grado. Las mujeres delgadas tienen celulitis, las mujeres sanas tienen celulitis, las mujeres veganas tienen celulitis, las mujeres que siguen una dieta paleolítica tienen celulitis, las celebridades tienen celulitis, las culturistas tienen celulitis, las modelos de biquinis tienen celulitis, las mujeres de culturas aisladas que todavía viven con un estilo de vida cazador-recolector tienen celulitis, las mujeres que acceden montones de veces a la cirugía plástica tienen celulitis. La mayoría de las mujeres que leen esto tienen celulitis. No eres defectuosa. Eres normal.

Una lección de anatomía:

cellulite-cells.png

Anatomía de la celulitis. Fuente de la imagen aquí.

“La celulitis está causada por cuerdas fibrosas conectivas que conectan la piel con el músculo subyacente, quedando la grasa entre ambas. Cuando las celulas de grasa se acumulan, empujan contra la piel, mientras los largos cordones resistentes empujan hacia abajo. Esto genera una superficie desigual u hoyuelos”.

Es un asunto de mecánica estructural, gente. No está causada por mala circulación, grasas poliinsaturadas, comida de origen animal, toxinas, “energía negativa”, una dieta pobre, pereza, o algún otro original y ridículo motivo que los charlatanes esgrimen para venderte “curas para la celulitis”. Los hombres son menos propensos a tener celulitis por tres razones: sus tejidos conectivos tienen un patrón más en zig-zag, su piel es más gruesa por lo que cualquier irregularidad en la grasa debajo de la piel es menos evidente, y ellos acumulan más grasa visceral (alrededor de los órganos internos) que subcutáneamente (entre la piel y el músculo). Es decir, sus cuerpos son estructuralmente diferentes.

En 2008 la doctora Molly Wanner, de la Harvard Medical School, hizo una revisión a fondo de los tratamientos para la celulitis y las evidencias que los respaldaban. Puedes ver el abstract aquí. Tuve en mis manos el texto entero y no me sorprendí para nada con la conclusión que extrajo después de examinar las evidencias:

“El mejor de los tratamientos actuales ha mostrado, como mucho, leves mejoras en la apariencia de la celulitis, la mayoría de las cuales no se mantienen en el tiempo”.

En otras palabras, hasta los mejores tratamientos producen cambios leves y dichos cambios son temporales. Cuando consideras lo caros que son los tratamientos para la celulitis y lo dolorosos que son y la cantidad de tiempo que algunos requieren, me pregunto POR QUÉ estamos dispuestas a gastar el dinero y ponernos en una situación desagradable por un pequeño retorno de nuestra inversión. Te diré el porqué: porque los medios de comunicación y nuestra cultura  nos hacen sentir avergonzadas por algo que es perfectamente normaly que casi TODAS nosotras tenemos. En respuesta gastamos nuestros recursos emocionales y financieros persiguiendo un ideal imposible. Es el momento de superarlo de una vez. Tenemos cosas MUCHO mucho mucho mejores que hacer con nuestro tiempo y energía y dinero que “luchar” contra la celulitis.

Y otra cosa, para las mujeres solteras [heterosexuales] que leen esto. Una vez que un hombre ha visto a un par de mujeres reales desnudas, sabe que las mujeres reales tienen celulitis y estrías y muslos blanditos y otros pequeños rasgos que los medios de comunicación intentan convencernos de que son defectos. Los hombres que esperan que las mujeres sean perfectas son hombres que tienen más experiencia con el porno y las revistas y muñecas hinchables que con mujeres reales. Cualquier hombre que te valore por la presencia de la celulitis sólo te está haciendo el favor de decirte que no tiene mucha experiencia con las mujeres, y que no merece tu tiempo. Hay un montón de hombres que saben cómo lucen las mujeres reales, y te valorarán por quién eres y no por la firmeza de tus muslos. Hazte el favor de no gastar tu tiempo con él.

 

Autora original: Amber (GoKaleo), entrenadora personal y masajista deportiva.

Artículo originalmente publicado en su blog GoKaleo.

Traducción: Irene de Proyecto Kahlo

Ilustración: Olga de Proyecto Kahlo

La versión española publicada aquí con el permiso de Proyecto Kahlo.

 

Do you like this post?
Firma nuestra peticion Bajate la guia en PDF