¿Qué tienen en común dietas y desodorantes?

Don't let DEODORANT FAILURE rob you of popularity... use Heed

Artículo gentileza de Golda Poretsky, traducido por Orgullo Gordo y editado por Liza Orlando de AnyBody Argentina. Imagen compartida con permiso de Nesster vía Flickr: 

"Él dijo 'Buenas Noches' pero realmente quiso decir 'Adios' a causa de ~~~eso!
No dejes que una FALLA de DESODORANTE te robe popularidad... Usa Heed"

Recientemente, me encontré con esta joya acerca de la historia de antitranspirantes y desodorantes.

Tan recientemente como en el 1900, los estadounidenses no estaban demasiado preocupados por las axilas sudorosas u olorosas. Antes de que el aire acondicionado existiera , la gente comúnmente vestía mucha más ropa de la que hoy día llevamos, incluso en el verano, las axilas sudorosos y olorosas no eran una preocupación. De hecho, la palabra "axila" no era una palabra hasta que los anunciantes necesitaron una que sonara agradable.

¿Por qué han cambiado las cosas? ¿Por qué tantos estadounidenses comenzaron a comprar antitranspirante y desodorante, por lo que ahora es una industria de 18 mil millones de dólares al año?

Es muy simple. Los anunciantes crearon un problema, convencieron a las mujeres de que sus axilas odoríferas eran la razón por la que no estaban teniendo citas con hombres. Convencieron a los hombres que sus fosas malolientes eran poco viriles y que eran la razón por la que no estaban escalando corporativamente. Y la clave: convencieron a la gente de que el uso de estos productos es saludable. Hicieron que los antitranspirantes y desodorantes se convirtieran en una parte normal del ritual de la pubertad.

¿Suena familiar?

La historia de la dieta es una historia bastante similar. Puede que haya empezado antes y que tuviera diferentes protagonistas, pero hay ciertos puntos en esta historia que tienen un olor similar. 

Aquellos que no conocen el pasado de las dietas están condenados a hacerlas varias veces.

Hubo un momento, inclusive en Estados Unidos, en el que la gordura no era considerada un problema. Hasta principios del siglo XX, los médicos se preocupaban mayormente cuando sus pacientes perdían peso notoriamente. La pérdida repentina de peso podía indicar una enfermedad degenerativa peligrosa, como la tuberculosis.

Dos de los primeros defensores de dieta, William Banting y Helen Densmore, tuvieron que convencer a la gente de que la gordura era realmente mala, tan mala que usted debía comprar sus panfletos, seguir sus planes de comida, y tomar su "Cordial Mañana" (Banting) o té para bajar de peso (Densmore) - ambos de los cuales contenían laxantes.

Ambos vendedores de dieta confundieron la gordura con la fealdad y la inmoralidad. Sus dietas eran condenantes y llanamente peligrosas, con Densmore realmente diciendo a la gente que ayune durante tanto tiempo como 30 días si su dieta no funcionaba.

Lo genial de la obesidad epidémica retórica es que toma la diversidad corporal normal y la patologiza.

Al igual que los vendedores de antitranspirantes tuvieron que convencer a la gente de que el sudor de las axilas y el olor es desagradable y será la causa de no conseguir citas y puestos de trabajo, los vendedores de dietas tuvieron que convencer a la gente de que la gordura era desagradable y les impedían tener citas y trabajos. Ellos dieron en la tecla, en los más profundos miedo de la gente al ostracismo social, la inhabilidad de mantenerse económicamente y la idea de hacer toneladas de dinero.

Un avance rápido a través de cerca de 100 años de las dietas, la dieta de masticar y escupir el alimento de Horace Fletcher, a la dieta de la tenia ( desearía que fuera una broma) para el Master Cleanse, de la Dieta de nicotina a la dieta de repollo , a la dieta HCG (que es de los años 60 y sigue siendo una mala idea, por cierto) a todos los "planes de vida" (Weight Watchers, Jenny Craig, etc) ¿y qué es lo que se obtuvo en realidad? 

Una sociedad convencida de que la gordura es mala y que la dieta es la respuesta. No sólo están convencidos de que la gordura es mala y las dietas son buenas, sino que además creen que el hecho de que la dieta haya funcionado sólo en el corto plazo es su culpa. Eso sí que es marketing genial. 

Esta vez, lo hago por mi salud! 

Los promotores de anti-transpirantes también tuvieron que invertir mucho tiempo y dinero para convencer a la gente de que su producto era saludable. Como es natural, la gente estaba dudosa de un producto que bloqueaba el enfriamiento natural y el proceso de excreción de sudor.

Hoy en día, muy pocas personas se preocupan por este problema, al igual que muy pocas personas parecen preocupadas por los efectos negativos de las dietas, los productos de dieta , y las cirugías para perder peso.  

En la década de 1990, más investigadores cayeron en la realidad de que la gran mayoría de los seres humanos son incapaces de una pérdida de peso sostenida, y que estos intentos de bajar de peso estaban causando más problemas de los que estaban resolviendo. Como te podés imaginar, la billonaria industria de las dietas no estaba contenta con esto . Así que se aseguraron de financiar su propia "investigación" que concluiría en que se necesita del marketing para mantener el negocio de la pérdida de peso. Y funcionó. 

Esta conslusión se repitió tanto que ahora se consideran de "sentido común" – la gordura no es saludable y la pérdida de peso sí lo es.

Estas conclusiones se repiten tantas veces que ahora se cree que es "sentido común". La grasa no es saludable y la pérdida de peso si es saludable.

Cualquier intento de bajar de peso - píldoras, grasas, azúcares falsos, cirugías - son más saludables que simplemente ser gordo.

Si lo pensás bien , el problema de la "obesidad" es el sueño de un vendedor. A pesar de la retórica, en realidad no mató a nadie, por lo que la industria de la dieta tiene un cliente de por vida. No hay cura para ella, y la supuesta cura (dieta o cirugías) causa una variedad de problemas, incluyendo el aumento de peso, que sólo mantiene el cliente conectado. Además, un montón de gente que no es gorda está convencida de que sí lo está o va a convertirse en gorda, por lo que también compran sus productos . Esto es el paraíso de marketing!

No creas en las publicidades exageradas: más sobre la historia de las dietas.

Espero haber demostrado aquí que nuestras creencias colectivas sobre la gordura y la pérdida de peso son absolutamente falsas y destinadas sólo a vender productos. Es hora de investigar estas creencias y dar a nuestros cuerpos (incluyendo nuestras axilas) un descanso!

Si encontrás la historia de las dietas tan horrible pero fascinante como lo hago yo, mirá estos maravillosos libros!

Losing It: Las esperanzas falsas y grandes ganancias en la industria de la dieta por Laura Fraser 

Vergüenza Grasa: El estigma y la grasa corporal en la cultura americana por Amy Erdman Farrell

Hablar grasa: Vs Salud. La persuasión en la guerra en nuestros cuerpos por Lonie McMichael

El mito de la obesidad: ¿Por qué la obsesión de Estados Unidos con peso es peligroso para su salud por Pablo Campos

... Y por un golpe rápido de los hechos sobre la grasa, echa un vistazo a este post en inglés

Fuente original: What diets and deodorants have in common - Body Love Wellness Blog

 

Do you like this post?
Firma nuestra peticion Bajate la guia en PDF