"Body Shaming" y los JJOO 2016

Alexa.jpg

Por Camila Victoria, una colaboradora de AnyBody Argentina

Hace pocas semanas los juegos olímpicos invadieron nuestros televisores, celulares y redes sociales. Los días van pasando y, poco a poco, volvemos a la programación habitual, vemos alguna que otra entrevista a los ganadores olímpicos, y nos vamos olvidando de los deportistas hasta los próximos juegos. Sin embargo, lo que no debemos olvidar es la presencia de la discriminación que sufrieron varios de los participantes del evento: hombres y mujeres que pasaron los últimos cuatro años entrenando, se encontraron con más de una persona criticando su apariencia física. Acá van algunos de ellos:

Como habrán leído por ahí, la primera que aparece en nuestra lista es Alexa Moreno: Una deportista mexicana, de 22 años que tuvo el ¿honor? de representar la bandera de su país en Gimnasia Artística. Pongo “Honor“ entre comillas, por que lo que recibió de su país en vez de apoyo fue esto: 

Pirru_tweet.png

tweet_moreno_2.png

Alexa fue altamente criticada por pesar 44 kilos y por que su cuerpo no les parecía lo suficientemente lindo como para poner dentro de una malla de gimnasta, o por que, según los mexicanos, no estaba en condiciones para participar (cuestión que dictamina un juez capacitado, no una persona sentada en su sillón). Por que ella pesa más que sus 7 medallas internacionales y que ser la UNICA representante del país en la disciplina en varios años, ya que México no suele participar en la misma. 

Otra de las críticas fue a Gabby Douglas, otra participante de Gimnasia Artística (medalla de oro) por su pelo. Si, por su peinado, por que su pelo no es lindo, por que usa muchas hebillas, por que es un fashion disaster (desastre de la moda), por que no se decidió entre rodete o colita. 

gabby-douglas-hair-controversy.png

Hay otro caso, de Rafaela Silva, a la cual en los Juegos Olímpicos de Londres, la criticaron por parecerse a un mono, diciendole que tendría que encerrarse en una jaula y cosas así. Por lo que leí de ella, después de esos juegos pensó en dejar de competir y tuvo que acompañar su carrera con ayuda terapéutica por que no se sentía digna de participar por ser fea. Hoy, es medalla de oro en Judo y hoy afirma: “La mona que debía estar enjaulada es hoy campeona olímpica en casa (Brasil).“

Pero, definitivamente, el caso que más dolió fue el de Robel Kiros Habte, el etíope que participó en natación al cual los medios lo degradaron llamándolo "gordo", "rellenito, "papelón de los Juegos Olímpicos" y hasta lo llaman "deportista" (así entre comillas) como si no lo fuera. 

Robel_1.png

Robel_2.png

Robel_3.png 

Lo que no cuentan de este hombre es que, en realidad, su participación en los juegos va por otro lado. Algunos países, al no poder calificar para los juegos, son invitados especialmente para que su país pueda formar parte de este evento que, como sabemos, se trata de unir a todos los continentes y deportes del mundo. Como Etiopía no es de los países más ricos, Robel, no tenía muchas piscinas donde entrenar, y usaba la de un hotel que ni siquiera llegaba a tener el tamaño olímpico. Lo que tenemos que destacar entonces de este hombre es su enorme valentía, pasión por su deporte y amor por su país, que aún sabiendo que no iba a poder ganar, se presentó igual. Para mi, es un orgullo. Además, por lo que cuenta Robel, en su país el deporte que más se practica es correr y él quiso ser distinto y seguir su pasión que es nadar.Y, para destacar el rol de los medios en todo esto, no lo abuchearon (como dice el primer titular) si no que lo ovacionaron de pie, por que la gente presente sabía lo que esto significaba para Robel. 

Como verán, nunca nos libramos del "body shaming" ni del filtro de superficialidad con el que vemos a las personas. Hoy, elegimos quedarnos con las historias lindas que hay detrás de estos deportistas que se animaron a dejar de lado su desconfianza para representar a su país en uno de los eventos más lindos y esperados del mundo.  

 

Do you like this post?
Firma nuestra peticion Bajate la guia en PDF